dissabte, 16 d’octubre de 2010

LA MALVASIA

Sobre la Malvasia de Sitges trobem diversos estudis, monografies i articles on es contemplen els seus diferents aspectes. Es troba ben documentat tot alló referent a la devallada que tingué la Malvasia al llarg del segle XIX, com explica Roland Sierra en un estudi publicat als Dossiers Agraris ICEA, tot i la seva exportació a les colònies ultramarines, el conreu de la malvasia continuà el lent declivi iniciat al final de la centúria anterior. En el treball de Lluís de Dalmau, terratinent i productor, donava la culpa d’aquest declivi al maléfico oidíum i als capricis de la moda, que havien potenciat altres vins en detriment de la malvasia. Presentem un breu extracte d’aquest interessant treball de Lluís de Dalmau, presentat en el Primer Certamen Científic Literari de Sitges, celebrat l’any 1886.

HISTORIA Y CULTIVO DE LA MALVASÍA EN LA VILLA DE SITGES
La rica vid Malvasía que con tanto vigor y lozanía se desarrolla en nuestro rico suelo cual si fuese su tierra natal, tiene en su historia bastante de curioso notable que hace que nos interese su descripción, tanto más, cuanto que siempre se la ha prodigado en nuestro fértil suelo un cariño especial por parle de los viticultores que la cultivan con esmero é interés para obtener de ella el rico licor que siempre ha sido apreciado y obtuvo en otro tiempo el pomposo re­nombre de Rey de los Vinos. (…) En nuestra pequeña villa, había en otros tiempos una verdadera afición al cultivo de la Malvasía, debido á que el rico licor era en to­das partes muy apreciado y grande su exportación, pero desde que el maléfico Oidium destrozó casi por completo la rica planta, y la moda con sus caprichos deja en olvido el suave licor, su cultivo ha mengua­do mucho en nuestro suelo, y en nuestros días ha caído tan en des­uso el rico néctar que muchos propietarios han abandonada su cultivo ó disminuido el número de jornales de este viñedo. En efecto, se­gún datos, se cultivaban en Sitges hacia los años 1740 más de 80 jor­nales de Malvasía, que produciendo por jornal, como término medio, tres cargas escasas representaban próximamente 240 cargas, que vendidas á 100 duros la carga, daba un capital de 24.000 duros. En el año 1844 ya había menguado la afición al cultivo de la Malvasía, pues solo se cultivaban unos 40 jornales; desde esta época fue desapareciendo la Malvasía del término de Sitges hasta que en 1854 fueron invadidos nuestros viñedos por el Oidium que atacó fuertemente á la Malvasía, de manera, que en 1857 y 1858 eran raras las cepas de Malvasía que se cultivaban, alcanzando el rico licor un precio fabuloso, pues se vendió a 200 y 260 duros la carga. Después que se encontró el remedio para combatir el hongo microscópico, los viñedos de Malvasía se han ido reconstruyendo pero no con la afición de antes debido la falta de pedidos; ya que la moda había introducido otros licores, de modo que hoy solo se cultivan en nuestro término unos 27 jornales de tan rica planta, que producen escasamente 61 cargas del precioso licor de los que escasamente se expende la quinta parte. ¡Qué contraste con los tiempos pasados!.. (…) El rico vino Malvasía, á pesar del injusto olvido en que hoy se tie­ne y de la competencia que le hacen otros vinos hoy de mo­da. no se da por vencido, sino que acoge con gusto los progresos de la ciencia moderna, se purifica, haciéndose hermoso y transparente y se muestra con galantería en los certámenes nacionales y extranjeros para obtener como siempre el premio de perfección y demostrar, así, que está dispuesto á lidiar con sus enemigos, presentándoles como escudo de defensa el noble y distinguido premio que siempre ha alcanzado honrosamente. En efecto, la rica Malvasía de Sitges ha concurrido en los diferentes certámenes agrícolas e industriales que se han verificado en ambos continentes, figurando entre ellos las diferentes exposiciones regionales que se han verificado en Barcelona, la exposición internacional de Filadelfia en el año 1876; la exposición nacional vinícola de Madrid en el año 1877; la internacional de París del año 1878; la de Boston de 1883, la de Viena 1873; en las exposiciones de Matanzas, Burdeos, Villanueva y Geltrú y otras muchas, siendo la Malvasía elaborada por nuestro dignísimo compatriota y práctico agricultor Excmo. Sr. D. José B.ª Puig de Galup la que ha obtenido las grandes recompensas por su buena y perfeccionada elaboración.
En nuestra villa de Sitges fue tanta la prosperidad de la Malvasía en épocas pasadas, que nuestra rada se hallaba siempre cuajada de buques que la trasportaba á lejanas tierras, siendo Inglaterra y Alemania las que más las consumían; pero no solo era trasportada al extranjero, sino que en gran parte era consumida en nuestra patria y en América, de modo que, para atender á tanto consumo, se cultivaba la rica planta en gran parte de nuestro valle.
Lluís de Dalmau