dilluns, 8 d’octubre de 2012

L'HOSPITAL DE SANT JOAN BAPTISTA

Antic edifici de l'hospital

Transcrivim un article publicat a La Vanguardia de pocs dies abans d'inaugurar-se  el nou edifici de l'hospital de Sant Joan Baptista de Sitges i de com els modernistes entreveien en el seu Porvenir en Sitges, humorada pintada per Utrillo de com la vila esdevenia un lloc idil·lic visitada per turistes estrangers.
Així s'explicava el Dr. W. Coroleu en un recull on transcrivivim un pedaç del seu article sobre el nou edifici, l'origen del qual es remunta l'any 1324, en què el cavaller Bernat de Fonollar, senyor del castell de Siges instituí un hospital destina a acollir els mes desvalguts.

-O-

Sitges, la bella y poética población ribereña, ha pasado por obra del talento de un grupo de artistas catalanes a ser un punto de peregrinación para los amantes del color y lo pintoresco.
Cuando la espléndida fantasía de Rusiñol creó el Cau Ferrat, las fiestas del Greco, los inolvidables gustos literarios y sus representaciones teatrales, no les parecía á los más optimistas sino la hermosa nota de un día sin mañana. Con todo, á los fundadores de aquel nuevo mundo, en el seno de una minúscula y tranquila población jamás dejó de alentarles la esperanza de que su obra sería duradera. Una humorada pictórica de Utrillo, otro de los que componían aquel curioso y patriótico cenáculo, representaba lo que él llamaba el Porvenir de Sitjes, y allí se veía un grupo de ingleses, Baedeker en mano recorriendo la población modernizada. Lo más admirable es que la vis cómica del ilustre crítico de arte ha resultado una realidad. Tiempo atrás un grupo de millonarios; norteamericanos, atraídos por el genio de Ramón Casas, se fijaba en la población y escogia para morada el punto más panorámico de la misma. Pero la casualidad hacía que justamente allí radicaba el hospital de la villa, y entonces los yanquis, con aquel sentido practico que les distingue, lo compraron para emplazar en su lugar la magnífica residencia de Maricel, nombre feliz que recuerda la inmensidad
Nou edifici inaugurat el 1912
del panorama y á la vez la más popular de las .producciones de nuestro Guimerá.
El hecho era más trascendental de lo que á primera vista parecía, ya que rompió la rutinaria corriente que lleva á la opulenta colonia norteamericana á la Cote d'Azur, enseñándole que también en esta ribera del Mediterráneo hay arte y belleza, confort y sociedad. […] El hospital de San Juan Bautista ocupa el terreno elevado y llamado de la Pedrera D’en Sans que domina una soberbia visión del mar y de la villa con sus graciosos y amenos alrededores de fresca vegetación. Construido con gusto exquisito por el arquitecto señor [Josep Font i Gumà] y administrado por una junta autónoma presidida por el digno alcalde de la población señor Carbonell Mestre, responde á todas las necesidades sanitarias é higiénicas. […] Es muy notable el pabellón de enfermedades infecciosas debidamente aislado y sumamente espacioso que contiene dos salas para enfermos, sala de baños, botiquín, sala de desinfección, cocinilla-calentador, retretes independientes y cuarto de guardia. […] El servicio de alcantarillas debe reunirse con una ramificación del de la villa. En los desvanes, sumamente grandes para impedir los excesos de temperatura se han construido las paredes con caja de cinc para asegurar más dicho objeto. […] Tiene 50 metros de fachada y con su deslumbrante blancura, sus tejados y aleros, sus verdes persianas, sus cristales azules y su elegante torrecilla con cúpula, parece una quinta de recreo más de las que adornan los alrededores de la simpática población. El servicio médico corra a cargo de los doctores Llopis y Benaprés, ilustrados facultativos de la villa, auxiliados en el desempeño de su misión por las Hermanas Concepcionisias. La administración está á cargo del señor Planas, que no ha regateado esfuerzo alguno para acelerar la construcción y organización del hospital.
Dr. W. Coroleu
La Vanguardia, 27 de juny de 1912, p. 8-9