dimarts, 20 de juliol de 2010

SANTUARI DEL VINYET (i III)

En las calamidades públicas, la población ha acudido a la Virgen del Vinyet, cuya sagrada Imagen ha sido trasladada varias veces a nuestra parroquial Iglesia, siendo una de estas en 1854, cuando el terrible cólera morbo había invadido la capital de la provincia, sobre cuyo acontecimiento el autor de estas líneas imprimió un opúsculo, escrito en verso, refiriendo la aparición del cólera y sus víctimas, consignando la diferencia con las ocurridas en Villanueva y Geltrú, tan cercana vecina, describiendo la traslación de la santa Imagen a la Parroquia y de esta a su Santuario. En dicha traslación y en otras semejantes, desplegó su genio el Rdo. D. Juan Llopis, entusiasta capellán custodio del Vinyet, llegando a rayar a profano el modo de llevar la Imagen en carro triunfal, tirado por niños vestidos a lo morisco y niñas con traje de ninfas más que otra cosa, todo esto se efectuó sin mala intención, ante el afán de tributar cultos de amor y agradecimiento a la Santísima Virgen María. También tuvo lugar lo que está prohibido, de llevar la santa Imagen bajo palio en estas procesiones, escudándose en la costumbre y práctica, por más que la Sagrada Congregación tenga decretado que no se debe hacer. (22 de Agosto de 1744).
Muy parecida a esta fue la traslación de la Virgen del Vinyet en 1871, después de la fiebre amarilla en Barcelona. La fiesta del Vinyet se celebra el 5 de Agosto, cuyo día guardan los vecinos de Sitges como festivo. En la vigilia, en el Santuario, se cantan con música solemnes Completas, luciendo hermosa iluminación y terminadas se dispara una torre de fuegos artificiales, que de algunos años a esta parte ha ido en aumento, a cuyo festejo acude gran gentío, teniendo lugar también los llamados balls populars. A las nueve y media de la mañana del día de la fiesta, sale de la Parroquia la procesión, a la que antes asistía el Cuerpo Municipal y el pueblo, mas en la actualidad ni pueblo ni señores concejales, pasando al Santuario en carruajes. El solemne Oficio se celebra cantado con música y con panegírico confiado a un orador de fama.
Por la tarde, se canta también con música el santo Rosario y se comienza la Novena, que sigue los demás días con canto al órgano, celebrándose cada día Oficio solemne, recogido de los devotos en el decurso del año.
Además de la procesión del día de la fiesta principal, se acude también en procesión el día de San Matías, San José, segunda fiesta de Pascua en la que se hace la bendición al término y por Santo Tomás, en cuales días se celebra en el Santuario la Misa Mayor, pronunciando el sermón el predicador de la Cuaresma.
Antiguamente se predicaban en el Vinyet los cuatro primeros sermones de los domingos de Cuaresma, en memoria de lo cual, en la actualidad, se coloca una imagen de Ntra. Sra. del Vinyet en el altar mayor de la Parroquia y se cantan sus gozos y se pasa la bandeja a recoger limosnas a favor del Santuario en dichos cuatro primeros domingos de Cuaresma. Sobre el hallazgo de la santa Imagen del Vinyet existe una composición dramática, escrita en catalán, que se ha puesto en escena alguna vez y se ha ejecutado por las calles en la vigilia y día de la fiesta del Vinyet.

FÉLIX CLARA CARBONELL, PBRO.