dissabte, 20 de febrer de 2010

CASINO PRADO SUBURENSE

Anys vint. Ball als jardins del Prado. Fotografia: Albert Solé Pascual

Com ja vam publicar en una nota anterior, a La Ilustración Iberica, Revista ibero-americana de ciencias-artes-literatura del 15.VIII.1923 va ser un número dedicat a la nostra vila, curull d'articles sobre diferents aspectes culturals i socials del que succeïa a Sitges per aquells temps. L'article que reproduïm, correspon al del Casino Prado Suburense, coincidint en el moment d'un dels seus canvis d'imatges que va tenir en tota la seva trajectòria.

Es su aspecto de estilo moderno, en extremo elegante y de simpaticas líneas, su sala-teatro aún no terminada deja ya adivinar que no podrá envidiar en nada a los mejores salones, pues su decoración que ha sido encomendada a insignies artistas como Agustín Ferrer, su orientación, la forma en que han sido distribuidas sus localidades, todo en conjunto le da un aspecto de grandiosidad poco comunes; su escenario montado con todos los adelantos que el teatro moderno requiere, podrán celebrarse en él toda clase de espectàculos.
Claro es, que no se deja de ver en su organización una exquisita direccion como es la del ilustre arquitecto D. José Mª Martino. Su salón de verano, rodeado de hermosos jardines, es verdaderamente sugestivo, y el matiz aristocratico que se observan en todas las fiestas que allí se celebran es en toda época el lugar preferido de las mas distinguidas familias de la Blanca Villa y colonia turistica.
Elogios muy entusiastas merecen la actuación de su presindente D. José Planas y la de los señores que componen su Junta Directiva por la labor que realizan para conseguir que el Casino Prado sea considerado como una de los mejores de sus similares.
J. P.
Sitges, 1923

2 comentaris:

Florenci Salesas ha dit...

"...todo en conjunto le da un aspecto de grandiosidad poco comunes; su escenario montado con todos los adelantos que el teatro moderno requiere..."

Caram, el Prado! Quins temps, aquells...

L'article es va publicar gairebé un mes just abans que el general Primo de Rivera fes el cop d'estat i instaurés la primera dictadura espanyola del segle XX. Tant la foto com l'article recullen els últims sospirs d'una època que ja mai no tornarà, perquè, a part dels canvis inevitables del pas del temps, va haver-hi una colla de poderosos criminals que en cadena van accelerar el procés.

El Prado, però, de moment aguanta. Per molts anys!

Francesc ha dit...

Vaja, doncs no hi havia caigut en aquest fet! Quins anys més agitats!