dissabte, 5 de juliol de 2008

EXCURSIÓ A SITGES. 1911

Dins de la gran quantitat d’articles sobre Sitges apareguts a diferents revistes i publicacions, ens n’hem topat amb un de principis de segle XX i que es va editar a la revista Barcelona Atracción en el número del més de desembre de 1911, on es fa una detallada descripció tant del seu entorn (que por su aridez y bruptuosidad, son dignas tambien de ser conocidas) com de les seves entitats, serveis i comunicacions, (cruza por esta villa el ferrocarril de M.Z. y A. por cuya estación pasan diez y ocho trenes durante el día...) on quedava clar que la vila ja es començava a promocionar per si mateixa.
La revista era editada per la Sociedad Atracción de Forasteros de Barcelona, entitat que fomentava el turisme a Barcelona i a Catalunya per anivellar-la a Europa i així modernitzar el país, tant culturalment com econòmicament. Sitges va tenir Societat d’Atracció de Forasters, en els anys vint i trenta.
En aquesta reproducció, ens hem saltat diferents paràgrafs per tal d’agilitzar-ne la lectura.

SITGES
Excursiones por Cataluña

La población tiene un censo de más de 3.000 habitantes. Se extiende encima y á ambos lados de un promontorio que bipartiendo la dilatada bahía, separa la tranquila playa de S. Sebastián de la aristocrática de La Ribera, una y otra alfombradas de tamizada arena.
(…) Las calles del viejo casco son accidentadas y sinuosas, alguna de romántico aspecto, viéndose hermosas ventanas góticas y ojivales y otros respetables vestigios de pasados esplendores. La parte nueva tiene vías espaciosas y rectas, sembradas de edificios de variado estilo, muchos de los cuales contribuyen, con sus vistosas fachadas y empinadas torres y linternas, á dar á la villa el sello de distinción que le es peculiar.
Y aun los rincones más humildes aparecen aseados hasta la exageración, como si los habitantes quisieran competir con su mar y con su cielo en nitidez… Y en cada interior y en balcones y ventanas ríen al sol crisantemos y claveles.
(…) Las condiciones climatológicas de la risueña villa son inmejorables. En verano la brisa suaviza de tal modo el clima, que Sitges en la estación balnearia preferida por el sinnúmero de distinguidas familias que de toda España acuden á su bella y segura concha.
A la vez, es tan benigno el clima en invierno, que sólo por excepción y como contraste para hacer más estimable la normalidad climatológica, se concibe un día gris ó realmente frío. Las montañas que en parte rodean la comarca, la preservan de los vientos del Norte, y por esto tiene una temperatura templada.
La Policía Urbana y Sanitaria son atendidas preferentemente así por las autoridades como por los naturales hábitos de los vecinos, los que emplean en ello su preferente atención.
Cuéntase con una red general de cloacas que desaguan en el mar, una espaciosa Plaza Mercado y un Matadero muy capaz para las necesidades de la población y actualmente tienen en construcción un hermoso Hospital, que será un modelo dentro de los de su clase.
El servicio médico y farmacéutico está convenientemente atendido, prestando sus servicios cuatro señores médicos y dos farmacéuticos, los que procuran constantemente tener sus despachos á la altura de los más acreditados de la capital.
(…) Es de gran importancia para esta Villa la industria del calzado á máquina, radicando aquí importantes fábricas, las cuales cuentan con potente maquinaria modernísima, lo que permite una gran perfección en la construcción del calzado.
La agricultura es atendida preferentemente, pues debido á lo muy fraccionada que está la propiedad se cultiva de una manera esmerada, principalmente la vid, siendo muy apreciados sus caldos, y de gran exportación los vinos Moscatel y Malvasía, la que por sus relevantes cualidades goza ya de antiguo de fama mundial.
Las sociedades recreativas “El Retiro” y “Prado Suburense”, en sus respectivos locales promueven las diversiones propias de su objeto é igualmente que la sociedad coral “Unió Sitgetana”, cooperan á toda suerte de festejos, haciendo grata la estancia en la población. Además es centro obligado de la colonia veraniega y de los suburenses el “Pabellón de Mar”, que sólo funciona en estío en su elegante kiosko construido sobre la Ribera y desde el cual pueden tomarse cómodamente baños de oleaje y pila, para los cuales hay montado un esmerado servicio.
Además del acreditado Hotel Subur de D. José Urgell, puede encontrar el forastero modestas casas de huéspedes y confortables viviendas con muebles y sin ellos en diferentes sitios de la población.
La Sociedad “Fomento de Sitges” atento siempre al constante progreso de la Villa en todos sus órdenes, para comodidad de los señores forasteros, ha procurado montar un servicio de información, del que está encargado D. Bartolomé Carbonell y Batlle, calle de Parelladas, núm. 5.

1 comentari:

Javi ha dit...

ME HA ENCANTAT! Per fí un blog amb retalls dels nostres records sitgetans!
Per quàn un altra entrada?